Cómo Eliminar el Mal aliento en Perros
4.3 (86.67%) 9 votes

 

La Halitosis o Mal aliento en los perros no sólo es algo molesto para nosotros – los humanos -, sino que puede indicar la presencia de enfermedades subyacentes que pueden requerir de tratamiento. La causa más común de halitosis canina es la enfermedad periodontal, una enfermedad de las encías. Este desagradable olor está producido por bacterias anaeróbicas productoras de azufre que habitan también en sus bocas (al igual que en los humanos) y que se reproducen bajo la superficie de la lengua.

🔹 Síntomas

Existen múltiples síntomas que podrían ser los causantes del mal aliento en la boca de nuestro perro.  A continuación te muestro algunos:

  • Dificultad para masticar
  • Incapacidad para comer (anorexia)
  • Sangrado o encías rojas
  • Dientes flojos
  • Pérdida del apetito
  • Pata en la boca
  • Irritabilidad o comportamiento antisocial
  • Frotarse la cara en el suelo
  • Babeo excesivo
  • Sangre en la saliva, el tazón de agua o en los juguetes para masticar

🔸 Causas del mal olor bucal

La mayoría de las veces, el mal aliento canino es causado por enfermedades dentales o de las encías, y ciertos perros – particularmente los pequeños – son especialmente propensos a la placa y el sarro. Sin embargo, también puede indicar problemas médicos mayores en la boca, el sistema respiratorio, el tracto gastrointestinal o los órganos internos.

¿Por qué mi perro tiene mal aliento? 6 Causas Más Comunes de la Halitosis Canina

 

Causas más comunes

 

Enfermedad periodontal

 

La enfermedad periodontal, o enfermedad de las encías, es la causa principal del mal aliento en los perros y el problema de salud más común que los veterinarios encuentran en perros adultos, según la Asociación Médica Veterinaria Americana (AVMA). En los dos primeros años se calcula que el 80% de los perros tienen alguna forma de enfermedad de las encías. La enfermedad de las encías comienza cuando las bacterias en la boca forman una placa que se adhiere a la superficie de los dientes. La placa se endurece en sarro, lo que resulta especialmente problemático si se extiende por debajo de la línea de las encías. Además de la posibilidad de pérdida de dientes, si la enfermedad progresa lo suficiente y las bacterias entran en el torrente sanguíneo, puede causar daño al corazón, hígado y riñones de tu perro, según el American Veterinary Dental College.

 

¿Te interesa? Aquí tienes más sobre la Enfermedad periodontal

 

Diabetes

 

Los perros con diabetes pueden emanar un olor parecido al de esmalte de uñas. También podría oler dulce o afrutado. Si tu mascota tiene diabetes notarás que está bebiendo y orinando mucho más, quizá incluso l@ verás más despistado. Otros síntomas incluyen pérdida repentina de peso y aumento del apetito, así como cambios en el comportamiento como la irritabilidad o dormir aún más de lo normal. Si las cosas parecen fuera de lo común, acuda a su veterinario para que le hagan análisis de sangre y de orina para un diagnóstico.

 

Problemas hepáticos

 

Si tu perrito tiene un hedor horrible, excepcionalmente fuerte, y también tiene otros síntomas específicos como vómitos, pérdida de apetito y un color amarillento en las encías u ojos, eso podría ser un signo de enfermedad hepática. Su veterinario puede hacer pruebas para detectar problemas.

 

Enfermedad renal

 

Si el aliento de tu mascota huele algo a orina podría ser una señal de que tu perro puede tener enfermedad renal. Otros síntomas incluyen cambios en el peso y el apetito, beber o orinar más o menos y cambios en el comportamiento como la falta de agotamiento o depresión.

 

Sinusitis o rinitis

 

¿Sabes cómo cuando tienes un resfriado o tus senos paranasales se llenan, respiras por la boca, haciendo que tu boca se seque? Lo mismo puede suceder cuando las vías respiratorias superiores o los senos paranasales de tu perro están inflamados. El resultado puede ser un aliento apestoso.

“Los senos nasales o paranasales son un conjunto de cavidades aéreas que se encuentran en los huesos frontales, esfenoides, etmoides, y maxilar superior, que comunican con las fosas nasales. Estas cavidades son estructuras que influyen en la respiración, la fonación, el calentamiento y la olfacción adecuados”

Wikipedia“senos nasales”

 

Problemas gastrointestinales

 

Los problemas estomacales y digestivos, como el agrandamiento del tubo esofágico, que va desde la garganta hasta el estómago, podrían ser la causa de los olores orales. Habla con tu veterinario si notas cualquier otro síntoma inusual, particularmente cambios en el apetito, náuseas o vómitos, o cambios en las heces.

 

· Otras posibles causas de halitosis pueden ser debidas a un traumatismo, como el de una lesión del cordón eléctrico, también al cáncer de boca o a enfermedades metabólicas. Las infecciones virales, bacterianas o fúngicas pueden hacer que el cuerpo emita malos olores, y los problemas alimenticios también pueden jugar un papel en la emisión de olores. Por ejemplo, si tu perro ha estado comiendo alimentos agresivos, o está mostrando un comportamiento llamado coprofagia, donde está comiendo excrementos, su perro tendrá un mal aliento correlativo.

 

¿Cómo puedo determinar la causa?

Realmente, el veterinario es la mejor persona para identificar la causa del problema. Se realiza un examen físico y también un trabajo de laboratorio. Deberás responder a las preguntas que haga el especialista sobre la dieta de tu perro, su higiene bucal, hábitos de ejercicio y comportamiento en general.

 

Halitosis en los perros

 

6 Formas de Prevenir el Mal aliento en los Perros

 

Ser cuidadoso con respecto a la salud bucal de nuestras mascotas, en este caso, de nuestros perros cuando son cachorros, evitará que estos tengan más problemas (enfermedades de la boca) en el futuro. Es como una medicina preventiva. A continuación te muestro 6 maneras de evitar el mal olor bucal de tu perro:

⒈ Lleva a tu perro para que le hagan revisiones regulares para asegurarte de que no tiene problemas médicos “ocultos” que puedan causar halitosis.

⒉ Asegúrate de que tu veterinario observa el estado de los dientes del animal.

⒊ Si puedes permitírtelo, alimenta a tu perro con una comida de alta calidad y que sea fácil de digerir. Esto ayudará a que tu can se encuentre en un mejor estado.

⒋ Cepilla los dientes de tu perro con frecuencia (cada dos días sería ideal) y asegúrate de usar pasta dentífrica formulada para perros, ya que la pasta dentífrica humana puede irritar el estómago del animal.

⒌ Proporciona juguetes masticables duros y seguros que permitan que los dientes de tu perro se limpien de formar natural al masticar.

⒍ Dale a tu perro golosinas bien investigadas y formuladas para mejorar el olor del aliento.

 

📹 Video: Cómo Evitar el Mal aliento en Perros

 

Tratamiento para la Halitosis en los Perros

Mi perro tiene mal aliento… ¿Qué hago? El tratamiento depende del diagnóstico del veterinario. Si la placa es el culpable, tu perro podría necesitar una limpieza profesional. Si se trata de una cuestión de dieta, es posible que tengas que cambiar la comida habitual de tu perro. Si la causa es gastrointestinal o una anomalía en el hígado, los riñones o los pulmones del animal, por favor consúltalo con su veterinario para saber los pasos que debes tomar.

 

¿Cuándo acudir al veterinario?

Un nauseabundo olor persistente puede indicar que nuestro perro necesite un mejor cuidado dental o que algo puede estar dañado en su intestino, hígado o riñones. En todos los casos, la halitosis o mal aliento en perros, es una señal de alerta que debe investigarse.

Los siguientes casos pueden indicar problemas médicos que requieren tratamiento inmediato:

Un aliento inusualmente dulce o afrutado podría indicar diabetes, particularmente si su perro ha estado bebiendo y orinando con más frecuencia de lo habitual.

El aliento que huele a orina puede ser un signo de enfermedad renal.

Un olor anormal acompañado de vómito, falta de apetito y córneas o encías de color amarillo podría indicar un problema hepático.

 

¿Cómo quitar el mal olor de la boca del perro?

Algunos CONSEJOS que deberías tener en cuenta…

Para terminar, es conveniente que sigas observando los síntomas de tu perro. También es muy importante proporcionar constantemente un cuidado dental profesional apropiado al perro, así como complementarlo con un cuidado dental casero. El cepillado (cada dos o tres días) de los dientes puede ayudar a prevenir la acumulación de placa que lleva a la halitosis canina relacionada. Por último, evita que tu perro coma alimentos malolientes (basura, pescado crudo), o agresivos (chocolate, sal, leche). Limpiar la zona común de hábitat del animal con frecuencia también evitará la coprofagia (ingestión voluntaria de heces).

 

Búsquedas más populares

  • quitar el mal aliento de mi perro
  • halitosis en perros
  • halitosis canina
  • a mi perro le huele mal el aliento
  • ¿Cómo evitar el mal aliento en los perros?
  • quitar el mal aliento de los cachorros

Fuentes:

“onlinelibrary.wiley.com”

“journals.sagepub.com”

“repositorio.uaaan.mx”